Comencé a tocar la guitarra española a los 15 años y mi amor por el instrumento fue derivando en un profundo interés por sus aspectos físicos y constructivos. Fue en el año 2007 cuando pude materializar el sueño de hacer mi primera guitarra, sucedió en Cádiz de la mano del maestro Rafael Lopez Porras. él decí­a que parte del espí­ritu del guitarrero queda impregnado en el instrumento, así como los ecos que rodean a éste cuando se está contruyendo. Yo también lo creo.